Bio

Marcela Botana

Mi nombre es Marcela Botana, nací en Argentina y llevo más de 20 años viviendo en Barcelona. En Buenos Aires a mis 10 años de edad entro en contacto con el yoga, siendo gimnasta.
Mis prácticas de yoga me ayudaban a encontrar calma y una mejor respiración, sobre todo, en mis competiciones de gimnasia rítmica.
Ya en Barcelona me dediqué a mis estudios, graduándome en Dirección Hotelera por la UAB, viajando a Miami para completar mi Internship en la compañía Ritz Carlton.
Después de unos años abrí mi propia cafetería y es entonces cuando vuelve el yoga a mi vida. Vuelvo a la práctica y conozco a mi maestra Tabatha Trejo. Ella me transmite toda la pasión por este estilo de vida, tanto en la esterilla como fuera de ella.
Desde que era una niña supe que debía ser profesora y el yoga me ha dado esta oportunidad. En 2016 viajo a Koh Samui, Tailandia para certificarme en 500hs con Bryce yoga (Briohny Smyth & Dice Ilda Klein). Su estilo Vinyasa Flow “Fit Flow Fly” es de los más populares en California,
donde residen. Allí entro en contacto con muchos profesores de diversos países, una gran comunidad de yoga. A través de uno de estos contactos se me propone un viaje a Singapur donde residí por 4 meses, impartiendo clases y practicando con profesores muy diversos de todas partes del mundo.
En mi regreso a Barcelona continúo dando clases, ahora en Soham Yoga, donde me encargo de asistir en la práctica de Mysore, doy guiadas de ashtanga tradicional y ashtanga para principiantes.
Empezando ahora una sala de Mysore en Yoga Connections es una manera de darle oportunidad a todos los que quisieron probar Yoga por primera vez o aquellos que ya lo hacen, de expandir su conocimiento del cuerpo y la mente, crear un nuevo grupo donde practicar, seguir aprendiendo y compartiendo cada día. Es para mí una inmensa satisfacción el ver como mis alumnos descubren nuevas sensaciones clase
tras clase. El verlos disfrutar y mejorar es el mayor regalo que pueda recibir. Continúo mi práctica con mi maestra día a día, gracias a ella continúo aprendiendo para dar lo mejor de mí viviendo aquí y ahora.
Eternamente agradecida por haber elegido esta manera de vivir en paz y en consonancia con lo que somos, mi deseo es que cada día más gente se sume a esta consciencia y que todos seamos un poco más libres y felices en nuestra vida.
Om Shanti
Namaste